Galápagos big 15: piqueros de patas azules

Galápagos big 15: piqueros de patas azules

Entre las aves grandes más coloridas que anidan en las Islas Galápagos, se encuentran las tres especies de piquero que pertenecen a la familia Sulidae de aves marinas. Si bien llegan a ser bastante caricaturales sobre tierra, caminando con torpeza y lentitud, son incomparablemente ágiles en el aire, realizando espectaculares zambullidas para atrapar su presa, con frecuencia persiguiéndola bajo el agua. Como sub-especies, los piqueros de Galápagos son endémicos. Los piqueros de patas azules (Sula nebouxii) tienden a ser entre las especies favoritas de los visitantes.

Sus llamativas patas azules fascinan, al igual que su fabuloso baile ritual de apareamiento, durante el cual el macho hace gala de sus patas, alzándolas teatralmente para atraer a la hembra. De hecho, las hembras suelen ser un poco más grandes que los machos, llegando a los 90 centímetros de largo, con una envergadura de alas de hasta 1,5 metros. Si bien anidan en otras partes de la costa del Pacífico entre México y Perú, alrededor de la mitad de los piqueros de patas azules residen en Galápagos. Por lo general, son los piqueros más vistos, aunque su población es la más reducida de las islas. Las colonias de reproducción más importantes son las de las Islas Española y Seymour Norte. Pero presenciar a un grupo de piqueros cayendo dramáticamente en picada sobre el mar puede ocurrir en cualquier momento y en cualquier parte del archipiélago. Ya que requieren lanzarse al agua para hallar su alimento, sus orificios nasales los tienen cerrados. Respiran por las esquinas de la boca.

Algo que les distingue de otros piqueros es el hecho de que pueden cuidar a más de un polluelo por temporada, aunque cuando la comida es escasa la competencia es fuerte y los polluelos mayores pueden llegar a matar a su hermano menor (siblicidio). Al piquero de patas azules se le considera un ave no amenazada. Todos los itinerarios tendrán contacto con piqueros de esta especie, y algunos ofrecen, incluso, una oportunidad para explorar las colonias de reproducción.

No hay comentarios

Post A Comment